“Un mapa siempre conduce a un tesoro”

6

Hace unas cuantas décadas dos socios de juntaron para montar una librería de viejo en el número 132 de la calle Hermosilla de Madrid. Han pasado múltiples personas a cargo de ésta, pero desde hace unos años es Álvaro García Nuevo quien dirige La Dulcinea ofreciendo en sus estantes algunos libros raros y curiosos, además de mapas que atesora meticulosamente  y que nos enseña con cariño e ilusión cuando aprovechamos para hacerle algunas preguntas.

¿Por qué coleccionar mapas?

La cartografía es apasionante, nos dice muchas cosas que la semblanza impresa en principio no cuenta. No soy un experto cartógrafo, a nivel personal guardo algunos tesoros que he reunido a lo largo de toda una vida de búsqueda. Los mapas son una suerte de simbiosis entre la etnografía y la palabra impresa. La palabra sóla podrá contar muchas cosas interesantes pero nunca con tanta precisión e inmediatez como lo hacen las cartografías.

¿Qué usos les das a los mapas?

Para empezar, un antiguo callejero no es simplemente la reordenación de las calles. Cuenta muchas cosas, nos enseña qué casas había en aquellas parcelas y quién vivía en ellas. Puede arrojar datos etnográficos que la memoria de las personas ya no nos puede contar. Yo los utilizo como herramientas de investigación, hace poco usé la cartografía para descubrir dónde habían muerto exactamente los ilustres hermanos sevillanos Gustavo Adolfo y Valeriano Bécquer, que vivieron en el barrio Fuente del Berro después del destierro de Toledo. Los datos más fidedignos que tengo para esta investigación me los han dado los mapas. Usé cartografías, mapas militares de finales del siglo XIX y principios del siglo XX , para descubrir que en sus últimos años vivieron en la Calle Pedro de Heredia, antigua Calle de Valencia.

De los mapas que tienes ¿alguno en especial?

Guardo con mucho aprecio el Itinerario Descriptivo de España impreso a principios del siglo XIX por Ferrer de Orga en Valencia. Esta edición consta de dos volúmenes, uno para texto y otro para los mapas. Le tengo mucho cariño porque nos traslada a cómo eran los pueblos y provincias de España: cuáles eran sus límites y regiones, y cuál era su importancia respecto al resto del país, en definitiva refleja su evolución. El otro es un callejero de gran tamaño de la ciudad de Filadelfia editado en el  siglo  XIX , está entelado y, además de por la importancia capital de esta ciudad, me apasiona este mapa por la calidad del objeto en si.

¿Cuál te gustaría tener en tus manos?

Mapas de Tolomeo, son joyas incunables.

Driving Map de Philadelphia, por John P. Hunt

4

¿Cuál es su criterio de selección para comprar mapas?

Yo en este sentido soy un poco purista, para mi tiene mucha más importancia la antigüedad que la calidad estética del mapa. Teniendo en cuenta que cuanto más nos remontamos en el tiempo, de menos medios disponía la gente, se entiende que cuanto más antiguo es un plano más sencillo será. Un mapa no tiene que estar en un soporte de papel, puede estar en una piel curtida y tener un valor incalculable y no tener una estética al uso, su valor es otro. Colecciono mapas antiguos, compro todos los que puedo, pero ¡son dificilísimos de encontrar!

¿Qué impresión tiene sobre la desaparición del papel frente al soporte digital?

Yo estoy con el escritor Carlos Fuentes, no creo que el papel tal y como lo conocemos vaya a desaparecer, de hecho estoy seguro de que empezará a cotizarse más. Desde el primer libro impreso por Johannes Gutenberg en el siglo XV se ha tratado de desbancar este soporte; si no se ha podido ya con él no creo que nada vaya a poder, ni siquiera el ebook. El soporte digital cada vez se parece más al papel, es una táctica para que la rueda del consumismo funcione, existen incluso tabletas flexibles, pero a pesar de su auge todo en la vida es indefectible decadencia, incluso el ebook pasará por ello.

Para terminar, ¿Algún consejo para interpretar un mapa?

No ponerlo del revés, y así siempre nos llevará a algo bueno.

Mapa de Segovia de Coello y MAdoz del S.XIX

The Edinburgh School Atlas, publicado por Stirling and Slade, 1822

The Edinburgh School Atlas, 1822

11

9

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: